Monday, December 15, 2014

Desde Guadalajara, Jalisco la poesía de Luis Armenta Malpica y más


Por Xánath Caraza

 

La Poesía de Luis Armenta Malpica traducida por Lawrence Schimel
 
Luis Armenta Malpica
 

THE IMMERSED FISH

 

The fish will be an absence when it is no longer named,

so long as the spiders can't see it

they won't even give it up for dead

in some nest.

 

The fish will be the astonishment

that is feigned at the zoo

when it is gazed upon in the historical section

dissected

above a label:

                        Extinct

                                    fish.

 

Then will it be missed.

 

More than one will say that they knew it:

it possessed a pair of powerful pectoral fins,

was covered with metal scales

and at the tip of its body,

in the control helm,

a curtain of smoke

shadowed

its advance.

 

And another will say: no,

the fish was an ancient skyscraper,

a kind of glass and mortar pyramid

where boys hid the money

they stole from their parents.

 

And one glorious old lady

(which indicates her lineage and her gender)

will open the ruffles of her blouse

to bare her torso

and show in the areola

the unmistakable body of the fish

in her ribs.

 

And she will not say the name that once was

the water's inheritance,

will not say that jellyfish was an invention of the ancients

and that no other animal but man exists...

 

She will remain

naked,

as much a fish

now as she was

so very

long ago,

lying in wait

for a new blow

of years

that lead her back

to the water.

 

The woman

in the middle of the bubble of air

that sprang from her aureole

will drink in one gulp what she once gave

her son,

forever caught

on her fishhook of motherhood,

and will die in peace,

her lips crossed by a kiss,

her eyes a crepuscular white

and her heart

split into three parts

by a drop of water.

 

And strangers would say to one another...

                                                                        "She was the anointed one."

 

She,

in the agony of the fish,

convulsing

will deny it with her eyes.

All that was a lie.

 

There is only one thing that will be said about her

without man being suspicious:

                                                the woman was

                                                            the fish.

                                    She always has been.

 

But the men wait

because from some part of man

must come

                        the tarantula.

 

EL PEZ INMERSO

 

 

El pez será una ausencia cuando ya no lo nombren

mientras no puedan verlo las arañas

ni se le dé por muerto

en algún nido.

 

El pez será el asombro que se finja

cuando al ir al zoológico

en la sección de historia se le mire

disecado

encima de una ficha:

                                    Pez

                                                extinto.

 

Entonces se le echará de menos.

 

Más de alguno dirá que él sí lo conocía:

era dueño de un par de poderosos alerones

cubierto con escamas de metal

y en la punta del cuerpo

en el timón de mando

una cortina de humo

ensombrecía

su avance.

 

Y otro dirá que no

que el pez era un antiguo rascacielos

especie de pirámide de vidrio y argamasa

en donde los muchachos escondían las monedas

robadas a sus padres.

Y una anciana gloriosa

(lo que denotará su estirpe y sexo)

abrirá los olanes de su blusa

desarmará su torso

y enseñará en la aréola

el cuerpo inconfundible del pez

en sus costillas.

 

Y ella no dirá el nombre que una vez fue

la herencia del agua

no dirá que malagua fue un invento de ancianos

y que no existe otro animal que el hombre...

 

Se quedará

desnuda

tan pez

como hace ya

muchísimo

estuviera

al acecho

de un nuevo golpe

de años

que la conduzca

al agua.

 

La mujer

en medio de la burbuja de aire

surgida de su aureola

beberá de una vez lo que una vez dio

a su hijo

se enganchará por siempre

en su anzuelo de madre

y morirá tranquila

atravesados los labios por un beso

los ojos de un crepúsculo blanco

y el corazón

partido en tres

por una gota de agua.

 

Y los desconocidos se dirán entre sí...

                                                          «Era la ungida».

 

Ella

en la agonía del pez

convulsionada

negará con los ojos.

Todo eso fue mentira.

 

Solo hay algo que de ella va a decirse

sin que el hombre recele:

                                                la mujer era

                                                            el pez.

                        Siempre lo ha sido.

 

Mas los hombres esperan

porque habrá de llegar de algún sitio

del hombre

la migala.


Light’s Volition/Voluntad de la luz by Luis Armenta Malpica, translated by Lawrence Schimel (Mantis Editores, 2012)
 
 
 
EXCAVATION OF THE AIR

 

There, far away –Là-bas– was a sunken stone

where the air seemed to stop.

A piece of basalt –a vestige of when the volcanoes

            were the dictators of the mineral kingdom    and the plants

            (all unknown) battled the smoke

            for the earth–

seemed miraculous among the burning lava.

A stone larger than the dust     a diamond of the intact

drenched with moss; it burned

in the air.

With its green footprints it slid a path

of ash and fire:

scripture of calcium      rupestrian and cuneiform

on the bones of the air

the voice (of primeval workmanship)

became solid.

 

And what was said –Là-bas

that there, far away

in the fictitious world of the Tyranasourouses

the tarantulas tried to seize her

with their teeth.

 

How did the new coelacanths translate her

if there, far away –Là-bas

in the depths,

no megalodon saw the sign

of the basalt?

It said nothing that could explain

the world to itself:

man had not yet been born

from the spine of the fish,

from the egg,

from the stone.

 

It was just the air,

foreseeing the wings that would come to plough through it,

who searched for it in the depths of the basalt.

It was a wind –Là-bas

that blew so slowly: unmoving,

but stuck to the dust that the smoke acquired

on turning into

rock.

And it was not stone

because then (and even more if it were basalt)

it contained the ash –fish     volcanic oil–

of what would become

water.

Thus every tectonic plate that shook the earth

was baptized in fire

in the name of the air.

 

We had to wait for God to create water

to believe in fish.

 
EXCAVACIÓN DEL AIRE

 
Allá lejos Là-bas hubo una piedra hundida

donde el aire pareció detenerse.

Un trozo de basalto vestigio de cuando los volcanes

eran los dictadores del reino mineral     y las plantas

(todas desconocidas) peleaban con el humo

por la tierra

parecía milagroso entre la lava ardiendo.

Piedra mayor que el polvo     diamante de lo intacto

se mojaba de musgo; al aire

ardía.

Con sus huellas verdosas resbalaba un camino

de ceniza y de fuego:

escritura de calcio     rupestre y cuneiforme

en los huesos del aire

la voz de primigenia hechura

se solidificaba.

 

Y qué decía Là-bas

que allá lejos

en el mundo ficticio de los tiranosaurios

las migalas intentaron asirla

con sus dientes.

 

Cómo la tradujeron los nuevos celacantos

si allá lejos Là-bas

en las profundidades

ningún megalodonte vio el signo

del basalto.

No decía nada que pudiera explicarse

sobre el mundo:

el hombre no había nacido aún

de la espina del pez

del huevo

de la piedra.

 

Era el aire tan solo

presagiando las alas que vendrían a surcarle

quien lo buscaba al fondo del basalto.

Era un aire Là-bas

que viajaba lentísimo: inmóvil

pero adherido al polvo que iba adquiriendo el humo

al convertirse

en roca.

Y no era piedra

porque entonces (y más si era basalto)

contuvo la ceniza pez     óleo volcánico

de lo que sería

el agua.

Así toda placa tectónica que removió la tierra

fue bautizada al fuego

bajo el nombre del aire.

 

Tuvimos de esperar que Dios hiciera el agua

para creer en los peces.

 

Luis Armenta Malpica por José Ángel Leyva
 
POSEIDON'S TABLETS

I believe in the plankton, which is almost two billion years old. A perfect community of aquatic roots, it is both the smallest and largest inhabitant of the seas. From its hidden rhizome–that tree-like flower, a germinating nucleus in its arteries–a pulsing is released, droplet by droplet, in whose forest the world saves itself from the flames.

I believe in the iris of a small eye of water in the center of the plankton; in the spore and the stone: seed of the strata, souvenir of the instant in which fire (its rain) threatened the frozen winds of the earth with a light of oblivion; fleeting, harsh, fragmentary line from the dream that exfoliated the strychnine it had for blood, which out of all its spurious elements it offered as a drink, in sips and mouthfuls of magma and feldspar, to all the mollusks of the abyss.

I believe in the catfish: teleost fish that can live out of water for just over twenty hours and drag itself across the earth up to eight hundred meters. In the ice fish of the polar waters. In the tilapia that dwells in the heat of the seas of volcanic soda. In the lamprey, the manta ray and the rockfish; the fishes of the abyss. Even in the cetaceans and other mammiferous sirens. I believe in the mollusks, the amphibians, and in some reptiles that frequently visit the lakes. I believe in the freshwater and salt water animals. And above all of them, I believe in the great salmon, with its sharp sense of smell (its memory), in its long-distance tactile sense (its lateral line), in its ability to adapt to both fresh water and salt.

I believe in its return, against the current, to the river where it was born (unique among it's mother's nearly five thousand eggs), to spawn and then return, spent, to the ocean, and let itself die upon the rocks.

I believe in the direct descendent of that megalodon god which left no fossilized skeleton, being all cartilage and membranes. Mortal enemy of the plesiosaurus. Extinct because of the change in the ocean currents during the formation, elevation and collision of the tectonic plates of what is today the Earth. I think it must return, after its extinction in the Mesozoic period, armed with fangs and fins of indistinct and irrepressible friction ((stalactites (chewing that humidity that rises from the grottos and climbs up the cliffs), stalagmites (closing their fangs on the mountain's rocky palate) wrapping the most-intimate folds of the rock with its tongue of fire and smoke)) to reign above the plankton, after the Pleistocene, according to what is written beneath the waters.

 
LAS TABLAS DE POSEIDÓN

Creo en el plancton que tiene casi dos mil millones de años. Comunidad perfecta de raíces acuáticas, es el mínimo y máximo poblador de los mares. De su oculto rizoma, arborescente flor, germinativo núcleo en sus arterias, gota a gota se desprende un latido en cuyo bosque el mundo se resguarda del fuego.

Creo en el iris de un pequeño ojo de agua en el centro del plancton; en la espora y la piedra: semilla del estrato, recuerdo del instante en que el fuego (su lluvia) amenazó los vientos granizos de la tierra con una luz de olvido; fugaz, intempestiva línea fragmentaria del sueño que exfolió la estricnina que tuvo como sangre, de lo que dio a beber de entre sus tantos elementos espurios, a sorbo y bocanada de magma y feldespato, a todos los moluscos del abismo.

Creo en el bagre: pez teleósteo que puede vivir fuera del agua poco más de veinte horas y arrastrarse en la tierra hasta ochocientos metros. En el pez hielo de las aguas polares. En la tilapia, que persiste al calor de los mares de sosa volcánica. En la lamprea, la raya y el pez roca; los peces del abismo. Incluso en los cetáceos y los otros mamíferos sirenios. Creo en los moluscos, los anfibios y en algunos reptiles que visitan los lagos con frecuencia. Creo en los animales de agua dulce y en los de agua salada. Y por encima de ellos, creo en el gran salmón, de agudísimo olfato su memoria, en su tacto a distancia su línea lateral, en su capacidad de adaptación en agua dulce y en el agua salada.

Creo en su regreso, contracorriente, al río donde naciera (único entre los cerca de cinco mil huevecillos de la madre), a desovar, para luego seguir, sin fuerzas, al océano, y dejarse morir entre las rocas.

Creo en el descendiente directo del dios megalodonte, que no ha dejado hueso fosilizado alguno, por ser todo cartílago y membranas. Enemigo mortal del plesiosauro. Extinto por el cambio de ruta de los mares durante la formación, elevación y choque de las placas tectónicas de lo que hoy es la tierra. Creo que ha de venir, después de su extinción en la era mesozoica, armado de colmillos y de aletas de indistinto e incontenible roce ((estalactitas (mordisqueando esa humedad que sube por la gruta y trepa por los riscos), estalagmitas (cerrando sus colmillos en el pétreo paladar de la montaña) envolviendo con su lengua de fuego y de vapor los más íntimos pliegues de la roca)) a reinar sobre el plancton, después del pleistoceno, según lo que está escrito debajo de las aguas.

 

 

MEDITATION

 

They row, the lobsters who inhabit the blue gallery.

Send them via open sea to the burning dunes

that the praying mantis will glimpse.

Between the igneous waves of the sirocco,

the raised humps of the desert overtake

the Bedouins.

 

And beyond     pincers out to sea    from the sterile

plankton (matted leaves)

they raise their anchorage (anchor of bone and moss) to the divine

sun.

They adore it     idolatrize its carboniferous tongue

as if the language of the volcano

were hieroglyphic in magma

rune    monotonous

syllable.

 

They row       escape from the sperm of the one who would increase

the world,

abandon its load of lilies and of periwinkles.

The blue is not a god    is not a whale.

They row: so that the megalodons might reveal their jaws

in the depths of the ocean.

 

MEDITACIÓN

 
Remen los bogavantes que la galera azul habitan.

Diríjanle mar abierto a las ardientes dunas

que el mantis religiosa vislumbrara.

Entre las olas ígneas del siroco

las elevadas gibas del desierto adelanten su paso

a los beduinos.

 

Y más allá     tenazas mar adentro     desde el plancton

estéril hojarasca

eleven su ancoraje ancla de hueso y musgo al sol

divino.

Adórenlo     idolatren su lengua carbonífera

como si fuera idioma del volcán

jeroglífico en magma

runa     sílaba

monocorde.

 

Remen     escapen del esperma de quien creciera

al mundo

abandonen su carga de lirios y de vincapervincas.

El azul no es un dios     no una ballena.

Remen: que los megalodontes afloran sus mandíbulas

en las profundidades del océano.

 

 
Since Poet Luis Armenta Malpica is in Guadalajara, Jalisco, México, I asked him for a report on the wonderful, longstanding book fair, Feria Internacional del Libro (FIL).  His response is as follows:
 

Mantis Editores
 

 

LA FIL DE GUADALAJARA, ALGUNAS CONCLUSIONES

 

por Luis Armenta Malpica

 
La Feria Internacional del Libro de Guadalajara es la reunión profesional más importantes de habla hispana y una de las principales del mundo. En ella nos damos cita los profesionales de la edición (autores, traductores, agentes, libreros, bibliotecarios, editores, promotores de lectura, etc.). Además de la compra-venta de derechos y libros tenemos la oportunidad de reencontrarnos con amigos escritores y conocer la literatura de otras latitudes gracias a que cada edición tiene un país invitado: en 2014 fue Argentina (por segunda ocasión) y en 2015 será el Reino Unido.



 

Nancy R. Lange, Quebec y Minerva Margarita Villareal, México


Homenaje a Juan Gelman
Como en otras ferias (nacionales o internacionales) la FIL Guadalajara presenta contrastes: la literatura de la ciudad casi no se toma en cuenta y los medios y reflectores apuntan a las actividades de la capital del país y, por supuesto (se entiende) al país invitado, pero también las figuras ajenas a la literatura (estrellas de cine. televisión y ahora de youtube) se ven favorecidas con una larga lista de (casi siempre) jóvenes que persiguen una firma;  en cambio, recuerdo con un gozo supremo haber visto a William Golding, autor de El señor de las moscas, y premio Nobel de Literatura en 1983) caminando por los pasillos, solo, tranquilo, un visitante verdadero: en busca de libros, no de gente. Quise verificar el dato de su visita en los medios y no aparece: fue en las primeras ediciones de la FIL, creada en 1987, y hasta allí llega la información.


Algunos autores de Mantis
 


Homenaje-lectura a Guillermo Fernández


En la edición recién concluida se celebró el centenario del natalicio de Cortázar y se olvidaron de Borges. Así son los festejos de una feria: importan más las ventas o el número de stands y visitantes. Jalisco perdió a varias figuras de enorme trayectoria en 2014: Paula Alcocer y Ernesto Flores, ambos premios Jalisco (el máximo reconocimiento de nuestro estado a sus creadores), sin embargo los homenajes se les realizaron a Gabriel García Márquez, Juan Gelman, José Emilio Pacheco. Aunados, claro, a los centenarios de Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas. Sin quitarle mérito (es innegable la trayectoria de todos) a estos homenajes, ya se habían realizado a lo largo del año y del país. ¿No hubiera sido más interesante dar a conocer a los tantos (si les importan las cifras) visitantes y profesionales extranjeros el trabajo de otras figuras jaliscienses, que ya no están, que casi no estuvieron en las ferias pasadas? Estoy convencido de que la FIL de Guadalajara nos abre las puertas. También, de que se puede (podemos) hacer más, mucho más, por el estado y la ciudad que la realiza.




Luis Armenta Malpica
 
Luis Armenta Malpica (Ciudad de México) radica en Guadalajara, Jalisco, México, desde 1974. Fue miembro del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco y es director de Mantis editores. Premio Jalisco en Letras (2008), Premio Nacional de Poesía José Emilio Pacheco (2011), Premio de Poesía en el Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz (2013), entre muchos otros reconocimientos; por su labor editorial recibió la Pluma de Plata (Patronato de las Fiestas de Octubre), en 2006; en 2014, el premio Nichita Stànescu por la promoción de la literatura rumana contemporánea, durante el Salón Internacional del Libro de Chisinev (capital de la República de Moldavia). Libros y poemas de su autoría han sido traducidos al alemán, árabe, catalán, francés, inglés, italiano, neerlandés, portugués, rumano, ruso y braille.

 


Facebook: Mantis Editores

 

 

1 comment:

Author Giora said...

Interesting poems. About Guadalajara International Book Fair, I looked at their video promoting it for this year and it looks like a big book event. Hopefully some of La Bloga writers have been there, or will be there, to promote their books. I hope to see it one day.